miércoles, 18 de abril de 2012

Escúchame:

No necesitas a nadie que te complete. Solo a alguien que te acepte por completo. Si un hombre intenta cambiarte, cambia... pero de hombre. Porque una mujer no es aquella que tiene más hombres a sus pies, sino la que tiene uno solo a su altura; y una gran mujer, aquella que no necesita depender de ningún hombre para ponerse el mundo por montera, y por ello, es digna de admiración por los que la conocen. Tienes muchas opciones, pero recuerda siempre estas dos: Sufrir por la persona equivocada. O disfrutar hasta que llegue la indicada. Tú eliges.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada